Soneto: LIV BARATEROS DE LA GRACIA

viernes, 24 de abril de 2009

Miguel de Unamuno


Departían así en el refectorio:
— Más negro cada vez es el bodigo...
— Parece de bellota de quejigo...
— A qué ha venido á dar el ofertorio!

— Es decreto de Dios y bien notorio,
por andarlo buscando de trastrigo,
á la gula nos manda este castigo.
— Debe de estar en quiebra el Purgatorio.

— y la Iglesia, por tanto, ya en naufragio...
— Es la fé cada día más rehacia...
— Inútil es cantemos el trisagio

porque en tiempos de impía democracia
la grey, acostumbrada ya al sufragio,
no sufre barateros de la gracia.

 

Most Reading

Seguidores